Este es el titular
más fácil
y más difícil que
jamás hemos escrito:
Hoy la marca Tiempo BBDO dice adiós definitivamente. Y lo que deja atrás son amigos para siempre. Miles de personas que, con vuestro paso, habéis dado forma al ADN de un proyecto que se inició en 1958 y que cambió la publicidad en España. Siempre os hacíais la misma pregunta ¿Estamos locos? Y la respuesta siempre era la misma: no, simplemente erais jóvenes aunque sobradamente preparados. A todos vosotros, gracias.
Gracias también a las marcas que nos habéis acompañado en este burbujeante viaje. Marcas que hemos ayudado a
construir sin tener abuela y de manera auténtica. Todas, sin excepción, habéis sido eso tan nuestro que nunca olvidaremos. Porque amamos la comunicación, las marcas e incluso a Laura. A ella también la seguimos amando.
Los que hoy seguimos, no nos vamos. Sólo cambiamos de casa para construir algo más grande.
Empezamos otro viaje en una nueva Contrapunto BBDO… Y, de nuevo, nos hacemos una pregunta: ¿repetimos?

Pues repitamos.
Pero más y mejor.